ChatGPT: El nuevo chatbot de OpenAI

Introducción

Recientemente, el equipo de OpenAI ha lanzado ChatGPT, una nueva herramienta de conversación basada en aprendizaje profundo que promete mejorar la interacción humano-máquina en diversos entornos. ChatGPT está diseñado para comprender el lenguaje natural y proporcionar respuestas coherentes y relevantes a preguntas o comentarios en tiempo real.

ChatGPT: ¿Cómo funciona?

Una de las principales características técnicas de ChatGPT es que está construido sobre el modelo GPT-3 de OpenAI, que es uno de los modelos de lenguaje más grandes y avanzados jamás creados. GPT-3 es capaz de procesar texto de manera similar a como lo hace el cerebro humano, lo que le permite comprender el contexto y generar respuestas coherentes y lógicas. Esta capacidad de comprensión del contexto es clave para que ChatGPT sea capaz de mantener conversaciones fluidas y naturales.

Otra característica importante de ChatGPT es su capacidad para manejar contextos complejos y dar respuestas coherentes en conversaciones largas. Esto se debe a que ChatGPT utiliza una técnica llamada «memoria de largo plazo«, que le permite recordar información previa en una conversación y utilizarla para dar respuestas más precisas.

Limitaciones técnicas

A pesar de sus avances técnicos y su capacidad de personalización, ChatGPT también tiene sus limitaciones. Una de las principales es que, como cualquier otro modelo de lenguaje basado en el aprendizaje automático, ChatGPT solo puede generar respuestas coherentes y relevantes en el contexto de las conversaciones que ha sido entrenado para manejar. Si se le presenta con una conversación fuera de su campo de entrenamiento, es posible que genere respuestas confusas o irrelevantes.

Otra limitación es que, aunque ChatGPT puede mantener conversaciones fluidas y naturales, aún no puede replicar completamente la complejidad y la flexibilidad del lenguaje humano. Es posible que en algunos casos, el modelo genere respuestas que suenen un poco forzadas o mecánicas, lo que puede ser una indicación de que se está hablando con una máquina en lugar de un ser humano.

En general, ChatGPT es una herramienta prometedora que puede mejorar la interacción humano-máquina en diversos entornos, pero aún tiene limitaciones que deben ser superadas en el futuro.

ChatGPT: ¿Cómo se usa?

Si el artículo hasta ahora te está resultando interesante, he de decirte que absolutamente toda esta introducción ha sido generada por ChatGPT a partir de introducir como entrada el siguiente texto: “Genera un artículo sobre ChatGPT en un blog tecnológico donde se expongan sus principales características técnicas y sus limitaciones.”.

El hecho de que un artículo como este pueda ser generado en gran medida por este chatbot tan solo es una evidencia más del potencial de este modelo. No obstante, su alcance no termina aquí y la cantidad de posibilidades tan solo dependen del usuario que se ponga delante. 

Otro de los usos más recurrentes por los usuarios en la demo proporcionada por OpenAI es la generación de código. Y es que el modelo es capaz de generar líneas de código en multitud de lenguajes a raíz de haber sido entrenado con una cantidad inmensa de repositorios de código existentes en internet.

Desde la generación de código simple como el siguiente ejemplo, donde se le pide al modelo que obtenga los valores impares de una lista y los sume, hasta ejemplos algo más elaborados como la conexión a una base de datos con una consulta determinada.

Cabe recalcar que este tipo de ejemplos no pretenden ilustrar la complejidad del código que genera sino más bien como la interacción humano-máquina resulta completamente natural y proporciona una solución válida que puede ser el punto de partida para un programador que se esté iniciando en estas tareas.

Al final, en estos casos podemos ver cómo ChatGPT podría desarrollar, en cierto modo, el papel de tutorización frente al usuario que lo esté usando y cómo esto podría cambiar el paradigma completamente del aprendizaje en línea.

Otro ejemplo muy sorprendente sobre el potencial en cuanto a la generación de código es la capacidad de detectar bugs en él. Por ejemplo, si modificamos el código anterior y le solicitamos que encuentre el error su respuesta es la siguiente.

Una vez más, su capacidad de análisis sobre el texto que se le introduce es prácticamente humana, quizás el mayor cumplido que pueda recibir cualquier chatbot impulsado por inteligencia artificial.

Por último, destacar que no tan solo dispone de la capacidad de generar textos de carácter objetivo, como la introducción de este artículo, o generar código válido, sino que también es capaz de crear relatos fantásticos, poemas o incluso conversaciones sobre conceptos abstractos simulando la interacción entre filósofos que jamás compartieron época.

Conclusión

En definitiva, la herramienta creada por OpenAI establece un hito histórico en el desarrollo de la inteligencia artificial y pone en manifiesto la gran cantidad de tareas, trabajos o incluso ocio que se verán afectados por estas tecnologías.

Si estás interesado en conocer más sobre inteligencia artificial y leer sobre las últimas noticias relacionadas en este campo, no te pierdas el blog de Damavis.

Si este artículo te ha parecido interesante, te animamos a visitar la categoría Algoritmos para ver otros posts similares a este y a compartirlo en redes. ¡Hasta pronto!
Imagen por defecto
Nadal Comparini
Artículos: 10